martes, 17 de agosto de 2010

El Color Rojo

La historia de la humanidad está llena de símbolos que comenzaron significando algo positivo, y por antojo de algunos pocos terminaron degenerando en significados muy distintos. Tomemos el ejemplo de la esvástica: un símbolo auspicioso con una historia que data de al menos 5,000 años antes de que los movimientos ultraderechistas lo adoptaran como propio poco después de finalizar la Primera Guerra Mundial, y antes de que su uso fuese ineludiblemente vinculado al partido Nazi alemán durante la Segunda Guerra Mundial. En este caso, bastó mucho menos de medio siglo, una sola generación, para convertir un símbolo de buena fortuna de miles de años, en identificador de una de las cáfilas más abyectas y aberradas conocidas por el hombre.

Del mismo modo, pocos años han bastado para que el tropel bárbaro que controla nuestro país se haya adueñado de un color tan hermoso como es el rojo para convertirlo en símbolo de su propio resentimiento. El rojo, un color tan poderoso, que excita el ánimo de quien lo viste, que ha simbolizado por siglos las más nobles pasiones humanas. El rojo, que ha representado el poder desde tiempos del Imperio Romano, que ha pintado nuestras banderas en virtud de la sangre derramada por nuestros próceres. El rojo, color del Muladhara Chakra, el nivel más básico e intenso de energía... en manos de quienes se hicieron del poder para corromperlo aún más, de quienes se hicieron de las instituciones para destruirlas, de quienes se hicieron del país para hundirlo. Como una gangrena, se han ido adueñando de todo cuanto encuentran a su paso para volverlo carroña, y hemos asistido a este infecto festín con absurda pasividad.

Hoy he decidido dejar esa pasividad a un lado y comenzar a recuperar lo que me han arrebatado, paso a paso. Y llámenme superficial, pero he decidido comenzar por el color rojo. Un gesto pequeño, aparentemente inofensivo, pero en lo profundo de mi ser y mi consciencia, un gesto tan simbólico y poderoso como la Toma de la Bastilla.

¡El rojo es un color, inexpropiable e irrenunciable!


(Con agradecimiento a Alex Rengel por la foto)

3 comentarios:

Enrique dijo...

Excelente Ricardo!!! Felicitaciones... Lo comparto totalmente y te apoyo 1000%

David dijo...

estoy de acuerdo ,apoyo la propuesta ,y tambien queria saber quiennnnnnnnnn te hizo esa foto tan buenaaaaaa que no fuy yoooooo jajajajajaja un abrazo hermano

Héctor Cardona Machado dijo...

Te confieso que nunca me ha gustado el color rojo para vestir. Ni antes ni después del "impresentable" que mencionas.
Sin embargo comparto tu iniciativa para equilibrar el uso de los símbolos. No obstante, el solo uso de ellos no implica cambios realmente profundos. Todo ello debe venir acompañado de - como mencionó el sociólogo francés Michel Maffesoli - "herramientas conceptuales renovadas".
Por lo que si de re-pensar símbolos se trata, tienes que remojarlas en un discurso.
Pero tranquilo, ya comenzaste a hacerlo al escribirlo al mundo, solo queda ganar adeptos.
Porque en la "realidad", así como en la ciencia, es veraz el que tenga la mejor labia (y no necesariamente el que tenga la razón, para muestra, este botón actual).
Te sigo en la empresa, pero... no me pondré nada rojo.
Salú