miércoles, 14 de abril de 2010

Lacrimosa Dies

Notas bajas, graves, funestas. Un manto luctuoso y denso cubre la ciudad, cual cruel presagio. El murmullo de un tímido violín se asoma en la distancia. Requiem aeternam dona eis, Domine. Una ráfaga feroz barre la tierra, horas antes besada por el sol. Una bandada de aves huye aterrorizada ante el anuncio de una furia inevitable a punto de ser desatada.

Cae la primera gota. El clamor de trompetas y voces desesperadas se ahoga en la brisa. Dies irae dies illa, solvet saeclum in favilla. La gota impacta en la tierra seca, hiriéndola fatalmente. ¡Ha comenzado! Un anciano alza la mirada. Sus ojos reflejan horror, como si esperase el latigazo Divino a punto estallar en su espalda. Y estalla. Es la garra helada de la naturaleza implacable. Lacera la piel del anciano, una piel ajada y áspera, que habrá de arder en fiebre hasta el momento mismo en que la parca ciegue sus ojos.

Silencio. Apenas un zumbido que parece lejano. Un fugaz destello corta la oscuridad, y retumba con ira. Feroz, inclemente. Tuba mirum spargens sonum per sepulcra regionum coget omnes ante tronum. La humanidad tiembla, leve, casi imperceptiblemente. Cierra los ojos, resignada, sabiéndose frágil, a merced de una fuerza superior a la suya, de una potencia destructiva y gloriosa que en un abrir y cerrar de ojos puede borrarla del mapa.

La ciudad sucumbe, derrotada bajo el peso de la tormenta. Quid sum miser tunc dicturus? Un grito silencioso recorre las calles: ¡Lava tus pecados, ciudad inmunda! El fétido aliento que exhalan los sumideros se mezcla con la levísima bruma de redención que emana de la tierra húmeda. Encantador y nauseabundo, ha de ser el mismo olor del purgatorio.

La cortina grisácea se mueve sin dirección, y casi disuelve toda esperanza. Voces apagadas. Todo se consuma con violento sosiego. ¿No habrá piedad? ¿No habrá mañana? Salva me fons pietatis!



3 comentarios:

Andreina dijo...

Que nostalgia, y que bonito, que bueno seria ver la lluvia esta tarde de jueves, como siempre me ha gustado, pero vivo en una ciudad con neblina pero no lluvia, cariños desde el sur

R.A.Wildman dijo...

Creo que es evidente lo mucho que recuerdo aqueeeeellas tardes, y lo mucho que pensé en ti cuando escribí esto :)

Andreina dijo...

lo imagine, es más lo sentí así, que bonitos recuerdos, llenos de tanta melancolía. Es lindo saber que estoy entre tus palabras escondida para muchos, evidente para mi. Se Te quiere como siempre